La industria retrocede al 66% de su capacidad productiva por la crisis

El nivel cae desde finales de 2003 en que se situaba por encima del 70%, por lo que la confianza de las firmas provinciales se mantiene en valores negativos

La utilización del capital productivo de la industria provincial se ha reducido hasta el 66% en el segundo trimestre del año debido a la grave crisis que atraviesan, fundamentalmente, los sectores manufactureros. El retroceso se ha mantenido desde los tres últimos meses de 2003, en que se situaba por encima del 70%.

La debilidad de la demanda, que ha recortado los pedidos, el descenso exportador y la pérdida de competitividad por la revalorización del euro y la competencia en los mercados exteriores se encuentran entre los factores que han abocado a la situación actual, según la última Encuesta de Coyuntural Industrial de la Provincia de Alicante relativa al segundo y tercer trimestre del año elaborada por la Cámara de Comercio. Más de 440 industrias han participado en esta encuesta de un universo de 11.609 altas del Impuesto de Actividades Económicas en la provincia.
La infrautilización de los equipos productivos de la industria ha atenazado también otras variables claves del desarrollo de la actividad como son la inversión y el empleo. Ambos indicadores o se han estancado o sufren un serio recorte sin perspectivas de reactivación en un futuro próximo (-17), en el caso de la contratación laboral. Los planes inversores permanecen en valores positivos, si bien pasan de 14 a 11 en las previsiones del segundo al tercer trimestre. Sólo las ventas han aumentado en un porcentaje de empresas superior al previsto debido al mejor tono del mercado nacional. Toda esta situación está haciendo mella en la confianza empresarial expresada en el Índice de Clima Industrial (ICI), que permanece en valores negativos (-3,6), «aunque ha aumentado doce puntos», en los últimos meses según destaca el informe. Entre los principales sectores productivos de la economía alicantina solo el de la piedra natural parece mostrarse ajeno a la recesión. Su grado de utilización de la capacidad productiva se sitúa en el 80% y aunque prevé un ligero descenso del empleo en los meses próximos, los empresarios vislumbran una evolución positiva de la inversión y las ventas. Todo ello configura un ICI, que abandona los valores negativos y se coloca en 5,1.
En el extremo y en situación contraria se encuentran los sectores tradicionales de la provincia. Y entre ellos el del textil es el que más retrocede. Su volumen de producción se ha visto reducido para más de la mitad del sector, mientras que ha permanecido estable en el 30% de los casos. Ello se refleja en que la capacidad de utilización de los equipos productivos baja al 54%, diez puntos por debajo del primer trimestre. Consecuentemente, el empleo ha caído en el 20% neto del sector y la inversión continúa su tendencia de estancamiento o descenso, ya que baja en el 26% de los casos, aunque permanece estable para el 74%. Y ante una cartera de pedidos débil, los empresarios textiles prevén para los próximos meses una caída, aunque más moderada, de la producción y también del empleo. Sólo confían en que las ventas, especialmente las internacionales, atenúen su ritmo descendente. La conclusión se traduce en un retroceso del Índice del Clima Industrial, según la encuesta.
Paralelamente, el del calzado, aunque aumenta la utilización de su capital productivo hasta el 62%, la producción ha bajado para el 67% de las empresas y sólo se ha mantenido estable en el 20%. Esta actividad estacional, manufacturera y, también, una de las más afectadas por la competencia exterior, es la que sufre con más virulencia las consecuencias del desempleo. En la encuesta se refleja que en el 36% de las empresas zapateras se destruye empleo, aunque se cree que esta tendencia se suavizará en los próximos meses. La crisis en las ventas la sufre un 63% de las firmas en el mercado doméstico, mientras que el porcentaje aumenta hasta el 70% de los casos entre las que operan en el exterior. Sólo la variable del precio compensa, ya que ésta se ha mantenido estable para un 83% de los exportadores de calzado. Las expectativas mejoran tímidamente para los próximos meses, destacando una estabilidad de la producción en el 40% del sector. Dentro de las actividades tradicionales, la del juguete es la que mejor perspectivas presenta. Esta industria se ha reactivado en el segundo trimestre y ha visto crecer el empleo. Su capacidad productiva se sitúa en el 58%, siete puntos por encima del trimestre anterior. Los industriales mantienen expectativas de aumentar la producción y las ventas y prevén un ligero descenso o estabilidad del empleo.


Fuente: R.Carrizosa
 Diario Información