ending realiza un profundo análisis de los AGVs, sus tecnologías y sus proveedores.

Los Vehículos Autoguiados (AGV-Automatic Guided Vehicles) vienen utilizándose para tareas de manutención desde 1950. Los AGVs son transportadores industriales habitualmente a batería y sin conductor, con capacidad desde pequeñas cargas hasta cientos de toneladas; por lo que el ámbito de trabajo puede variar desde una oficina transportando documentos hasta un muelle transportando contenedores.

Los AGVs modernos son controlados desde un ordenador que se comunica con autómatas a bordo de los propios vehículos. El software de la mayoría de estos sistemas optimiza la utilización de los AGVs dando órdenes de transporte, haciendo seguimiento de los materiales y controlando el tráfico de vehículos.

Los primeros AGVs fueron concebidos como arrastradores, trenes remolcadores o vehículos plataforma con la única función de transporte. Hoy en día están equipados con brazos, pinzas o cualquier útil para funciones de manipulación. Equipados con horquillas, los AGVs los encontramos como máquinas de almacenaje trabajando con estanterías incluso superiores a los 10 metros. La manipulación mediante AGVs permite automáticamente cargar, trasladar y descargar paletas u otras cargas mediante accesorios y acoplamientos como horquillas o un transportador pero que dependerán del tipo, peso y tamaño de la carga.

Se puede implementar varios sistemas de guiado y navegación. Inicialmente se usaban los filoguiados por cables inductivos o líneas ópticas visibles pintadas o pegadas al suelo. El sistema de guiado por cable aún es el sistema mas usado incluso para nuevas instalaciones. En los últimos años han aparecido y se han desarrollado rápidamente otros sistemas de guiado y navegación con láser, tags, inercia giroscópica, sensores ultrasónicos, imanes incrustados, visión por cámara, etc. Todos los sistemas de guiado necesitan referencias instaladas a lo largo del recorrido, ninguno de ellos es 100% libre. La mayoría de los sistemas actuales utilizan las referencias como guía estática pero el AGV es libre en sus movimientos. La cuestión en cualquier sistema de manipulación o navegación versa sobre los grados de libertad, así pues habrá que considerarlos para ambos casos y obviamente en relación al precio del sistema y los costes de mantenimiento. El inconveniente de la mayoría de los sistemas de navegación libre es que software es caro y puede resultar difícil de mantener y cambiar por personal sin la suficiente cualificación.

Actualmente los AGVs suelen comunicarse con el sistema de control y el resto de vehículos mediante radio lo cual ya genera por si mismo libertad en el diseño de los sistemas de navegación.

ending estudia meticulosamente estos sistemas y ha profundizado en los mayores proveedores de vehículos autoguiados y sus sistemas de guiado o navegación desde el filoguiado al LGV (Vehículo Guiado por Láser). Estamos en condiciones de asesorarle en las tecnologías, sus costes directos e indirectos, los beneficios declarados por los clientes (que no coinciden con los ofrecidos por los proveedores), las ventajas e inconvenientes de las diferentes tipologías en AGV, baterías, motorizaciones, sistemas de dirección, acoplamientos, seguridad, etc. Podemos ofrecerle los contactos de los fabricantes y sus distribuidores en España o Europa, incluso le diremos que datos debe de preparar a la hora de pedir un presupuesto así como que detalles debe comprobar o exigir en las ofertas para no llevarse sorpresas desagradables. Y por supuesto, puede confiar en la experiencia de ending para asesorarle en el diseño y gestionar el proyecto cuando su personal no disponga del tiempo o la cualificación necesaria para ello.