ending junto a la excelencia en el calzado de Pedro García

Zapateros. Así es como se consideran en Pedro García. En el sentido más tradicional, en el sentido más vanguardista. Actualmente es la tercera generación de esta familia dedicada al calzado quien conduce la firma. Pedro García inició su negocio en Elda (Alicante) en 1925 en un taller de calzado de niño que más tarde se convirtió en una fábrica de calzado masculino. En 1954 la segunda generación tomo las riendas del negocio, expandió la firma y la especializó en calzado para mujer. En 1965, se inauguró una nueva fábrica y tres años más tarde ya exportaba a los mercados más importantes, aparecía en Vogue o Harper's Bazaar y su producción se vendía en Henri Bendel, Bergdorf Goodman y Russell & Bromley. El tercer Pedro junto a su hermana Mila, forman el actual eslabón generacional.

La filosofía de diseño experimental luxury impulsa la marca Pedro García. Unos Pedro García son una poderosa mélange explosif que opone materiales y los obliga a pactar, son la asociación de lo inasociable, son modelos híbridos fruto del cruce de conceptos que siempre buscan ir one step beyond. La investigación y la mejora continua es fundamental en Pedro García y cualquier vía es válida, desde el exceso a la mínima expresión, mientras el producto final sea irrefutablemente impecable, extreme high-end. La excelencia.

Los ingenieros de ending hemos tenido el placer de trabajar con (y de aprender de) las personas que componen esta magnífica empresa familiar cuya producción se comercializa en los mercados más exigentes a nivel internacional: Milán, Roma, París, New York, Japón, etc.

La excelencia y la mejora continua fue el origen de este proyecto, donde nuestros ingenieros hicieron propia la necesidad de ir un paso más allá: facilitando las herramientas y la información adecuada para mejorar los procesos de producción. Este proyecto se centró en los principales aspectos:

Como en proyectos anteriores, estos estudios se fueron contrastando los responsables de la empresa y detallando con diversos estudios en planta paralelos, mediciones, observaciones y fotografías, así como entrevistas y sesiones de trabajo en grupo. El proyecto tenía el objetivo de facilitar a la empresa la valoración de su situación actual y proporcionar herramientas y estudios poderosos que ayuden a mejorar su escenario futuro.

Nuestros ingenieros procuraron ofrecer a la empresa un conjunto de posibles acciones de mejora que se justificaron y valoraron desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo. Una manera de aproximar a los responsables de la empresa el potencial de cambio de cada alternativa fue la utilización de la infografía, simulaciones por ordenador donde se muestra de un modo foto-realista el futuro estado de la planta, los puestos de trabajo, los espacios, herramientas y útiles, etc. Toda la información generada, así como los renders y planos digitales facilitan la elección de la mejor alternativa posible:

Los ingenieros de ending amamos el trabajo bien hecho, y en este proyecto hemos aprendido de los artesanos de la excelencia.